Sobre el GTCCJ

El Grupo de Trabajo Cambio Climático y Justicia – GTCCJ es un colectivo social conformado por varias instituciones bolivianas sin fines de lucro que trabajan el tema del Cambio Climático desde una perspectiva de justicia ecológica y ética. Tiene una estructura democrática con una coordinación nacional, cinco coordinaciones regionales una en Santa Cruz (que a la vez ejerce el rol de coordinación nacional) y las otras cinco en La Paz, Oruro, Cochabamba, Chuquisaca, Tarija y Camiri una Asesoría Temática y una Facilitación.

 

El GTCCJ tiene como principios:

  • Defensa irrenunciable al derecho a la vida de todos los seres humanos; de todos los recursos naturales de nuestro planeta, especial y particularmente del agua, la tierra y el aire que deben ser considerados como derechos humanos inalienables.
  • Exigencia del pago de la deuda ecológica de los países desarrollados a los más pobres, no como una forma de compensación o de canje, ni mecanismos de mercado, sino como una manera real de enmendar el enorme daño irreversible que generaron economías consumistas, opuestas a un desarrollo justo y equilibrado.
  • Reclamamos el compromiso de los países desarrollados para asumir sus responsabilidades; mientras se hacen esfuerzos efectivos para disminuir la deforestación en países en desarrollo.
  • Bolivia debe generar una alianza estratégica con países vecinos ante el deshielo de nuestros glaciares andinos y elaborar, gestionar y ejecutar programas conjuntos sobre medidas de adaptación ante la escasez de agua. Igualmente con los países con los que compartimos los bosques amazónicos, para enfrentar el desbosque indiscriminado y luchar por mantener nuestra biodiversidad.
  • La transferencia y el desarrollo de tecnología limpia sin endeudamiento debe ser un pilar fundamental para ingresar a procesos de mitigación y adaptación sostenibles, reales y concretos.
  • Bolivia en gesto claro de compromiso con el Medio Ambiente y el Ecosistema debe impulsar políticas públicas locales, regionales y nacionales para fomentar la preservación de los recursos hídricos, la seguridad alimentaria, la salud, particularmente de los sectores más vulnerables.